Ventajas de un cristal polarizado

Las gafas de sol polarizadas son una de las herramientas más utilizadas para los conductores que tienen que hacer viajes de día. La molestia del sol puede hacer que la visión falle y se provoquen accidentes por motivos muy pequeños, por lo que la mejor manera de evitarlos sucede con la prevención.

En primer lugar, la ventaja principal del cristal polarizado es precisamente que evita los reflejos que provoca el sol y, en consecuencia, los deslumbramientos que pueden hacernos perder el control del coche. Además, la visión que se obtiene de ellas es mucho más nítida que con otras gafas, ya que el contraste es mucho más acertado y viene muy bien para el ojo humano.

Se pueden utilizar tanto para cristales graduados como para personas que no los necesiten. El filtro polarizado se hace añadiendo una pequeña lámina al cristal normal.

 

Ventajas para conducir y practicar deportes utilizando cristal polarizado

Permiten mejorar la visión de los conductores, sobre todo en situaciones en las que el sol es muy intenso, provoca reflejos y puede despistar o cegarnos en momentos determinados. También permiten que se pueda mirar a largas distancias en el mar o en el río, lo cual viene muy bien para las personas que practican deportes acuáticos o se dedican a la pesca.

También son una buena opción para los espacios más oscuros, ya que permiten una transición de luz a oscuridad mucho más pausada que sin ellas. Esto ocurre, por ejemplo, cuando un conductor entra en un túnel.

Además, reducen la fatiga visual y los colores se perciben de una manera más natural. Por todos estos motivos, los cristales polarizados se recomiendan a personas que tienen algún tipo de sensibilidad a la luz, como podría ser la fotofobia.