¡Califícanos!

Cómo colocar las lentillas correctamente
¡Califícanos!

Tarde o temprano, los ojos se gastan, se deterioran, cambian. Entonces llega el momento en el que tenemos que corregir nuestros problemas de visión y si tras un periodo de adaptación las gafas no nos convencen y queremos optar por las lentillas, algunas preguntas surgen: ¿cómo colocar las lentillas correctamente? ¿He puesto el líquido de forma adecuada? ¿Cómo tengo que quitarme las lentillas? Desde Óptica Laza te ofrecemos algunos consejos para que convivas con tus lentillas de la mejor forma posible.

Consejos para colocar las lentillas

En primer lugar, antes de pasar a los puntos exactos, es importante que preguntes como notas las lentillas en tus ojos, si sientes algo en ellas o no las notas apenas, si tus ojos se ven irritados, claros o rojos, o si ves bien o, en cambio, ves borroso.

Si todo está bien, no deberías notar las lentillas y tus ojos deberán lucir blancos y tu visión debe ser nítida. En caso opuesto, te ofrecemos los siguientes consejos, pero ante síntomas de enrojecimiento, dolor, aumento de sensibilidad a la luz, visión borrosa, hinchazón o secreción, lo mejor que puedes hacer es quitarte las lentillas y acudir a un oftalmólogo.

  • Revisa que la lentilla esté del lado correcto, dado que si está al revés no se ajustará a la curvatura del ojo. Acércala a la luz. Si los bordes están hacia fuera, en forma de un plato hondo, está al revés, si por el contrario tiene forma de copa con los bordes suaves, está bien colocada.
  • Colócate las lentillas después de lavarte bien las manos
  • Sitúate delante de un espejo bien iluminado
  • Pon la lentilla en la yema de tu dedo índice de tu mano dominante, vigila que no se peguen los bordes y, si sucede, coge un poco de líquido de mantenimiento para que se despeguen estos.
  • Mira hacia arriba y abre bien el ojo. Con el dedo índice de la otra mano levanta el párpado superior y con el dedo corazón de la mano con la que sujetas la lentilla baja el párpado inferior.
  • Acerca la lentilla al ojo e intenta no parpadear.
  • Intenta colocar la lentilla lo más centrada posible. Si se queda desplazada a un lado, parpadea un poco y si fuera necesario deslízala suavemente haciendo suaves movimientos con el ojo cerrado.